La pregunta de ¿quién soy?, siempre es contestada desde lo que hemos hecho, los titulos que hemos obtenido por nuestros estudios.

Si, también tengo títulos, pero me gustaría más contarte como es que estoy aquí hoy hablando contigo.

Mi camino en la ayuda comenzó desde muy pequeña, soy cuidadora por naturaleza, me gusta la gente, apoyarla, acogerla con respeto y escucharla.

Quería ser doctora pero eso lo veía muy difícil (no me gustaban las mates) por eso, lo más cercano y más viable era convertirme en enfermera, pero fue finalmente el trabajo social el que me permitió alcanzar ese meta. Fue allí donde esa sensación de querer ayudar que habitaba en mi pecho, cobro sentido.

Desde esa tarima diseñé, desarrollé, coordiné y ejecuté proyectos para comunidades en riesgo de exclusión, para presos, niñas y niños en situación de riesgo, para los barrios más pobres de mi país.

Fue una etapa de mi vida muy nutrida, aprendí lo bueno y lo menos bueno también.

Pero en mí habitaba también la artista y por ello, todos mis proyectos fueron vinculados con el arte, como arma para transformar.

La música fue mi bandera y las actividades que alimentaran el alma de los grupos y personas, permitía que se expresaran de manera diferente, desde el amor y no desde el resentimiento.

Transité por muchos espacios organizacionales hasta que tuve que abandonar mi país.

Reinventarme

La muerte de mi madre, me llevó a pensar en la soledad y por ello, me vine a España, donde estaba la única razón sagrada para salir de mi país, mi hija.

Quería empezar de nuevo, pero nada de lo que había tenido y aprendido tenía mucho sentido aquí. Por eso decidí seguir estudiando y me hice consteladora.

En medio de mi formación, mi vida fue tocada por la tragedia, el secuestro y asesinato de mi hermana y después el asesinato de mi hermano en manos de la misma delincuencia, de un país que se cae a pedazos y donde reina la impunidad, me golpearon hasta hacerme rendir. Todo este dolor me produjo un gran duelo que aún estoy sanando.

Del dolor al amor

La muerte de toda mi familia de origen me llevó a buscar profundizar esa espiritualidad que ya había en mí, a sentir que a pesar el dolor podía ayudar a las personas.

Las constelaciones surgieron como una herramienta mas que se sumaba a todo lo que ya tenía, me permitía acercarme al espiritu de las personas.

Convertir mi dolor en abono fue lo mejor que pude hacer. Siento que acercarme a las personas y reconocer que están heridas y poder darles un abrazo comprensivo, poder realizar una constelación donde logran aliviar su pena o acompañarlos en su proceso sanador, es un regalo de la vida.

Como Consteladora Familiar y terapeuta del alma, puedo apoyar a las personas en su transformación espiritual y siento que mi sensibilidad y todos los aprendizajes que tengo, sobre todo por la experiencia y las vivencias, me sirven para ver la posibilidad de sanar en cada situación.

Otras cosas de mí

También soy licenciada en Historia del Arte. Tengo un postgrado en gerencia de recursos humanos así como una maestría en Gerencia del Talento Humano. Soy cantante y actriz. Soy profesora universitaria. Tengo experiencia en el área empresarial con enfoque humanista.

Los temas donde me especializo

Los temas donde tengo mayores competencias son La Pareja y los Duelos. Ambos son temas amplios y profundos y en los cuales me gusta navegar.